WhatsApp, Signal y Telegram: en qué se diferencian y cuál ofrece más privacidad - CRACK 06 - DESCARGA DE APLICACIONES

NUEVOS

miércoles, 13 de enero de 2021

WhatsApp, Signal y Telegram: en qué se diferencian y cuál ofrece más privacidad




Mientras Signal y Telegram registran cifras récord de usuarios nuevos, WhatsApp se encuentra en el centro de la crítica por el cambio de sus términos de uso y privacidad.

QUIZÁS TE PUEDA INTERESAR: RECUPERA TODOS LOS MENSAJES ELIMINADOS DE WHATSAPP QUE TU PAREJA HAYA BORRADO

La aplicación de mensajería anunció la anterior semana que compartirá diferentes datos de sus usuarios con su empresa matriz Facebook, y que esta podrá hacer lo propio con sus plataformas Instagram y Messenger.


En medio de los cuestionamientos, WhatsApp sostiene que sus nuevas condiciones, que deberán ser aceptadas por los que la usan hasta el 8 de febrero, fueron malinterpretadas.


"Queremos aclarar que la actualización de la política no afecta de ninguna manera la privacidad de los mensajes que los usuarios comparten con sus amigos y familiares", señaló la plataforma en un comunicado emitido el lunes.


Añade que algunos de los cuestionamientos realizados son "rumores".Pese a esos argumentos, el largo debate respecto a qué servicio de mensajería instantánea es más seguro, se reavivó desde el cambio en WhatsApp.

Y aunque pueden parecer similares a simple vista, las tres aplicaciones tienen algunas diferencias importantes que analizamos acá.

Los datos recopilados

Lo primero que hay que saber es que, entre las tres plataformas de mensajería de las que más se habla en los últimos días, existen niveles distintos de datos que son recopilados.


Y es un asunto central porque esa es la información que WhatsApp puede compartir con Facebook y las otras aplicaciones que esa compañía posee.


"WhatsApp posee muchos metadatos, que es la información que se obtiene de cualquier mensaje que enviamos, como la marca del teléfono, la hora del mensaje, tu ubicación y otros. Con ello puede saber mucho de sus usuarios", explica Cristian León, responsable del programa de innovación de la organización civil Asuntos del Sur, con sede en Argentina.


El experto en derechos digitales le indica a BBC Mundo que esta aplicación de mensajería, que es la más popular en el mundo, tiene un código de programación cerrado y por ello tiene poca transparencia sobre lo que recopila.

En la página web de WhatsApp están detallados los datos que obtiene y la información que una persona le brinda al aceptar sus términos de uso. Además del nombre, número de teléfono y contactos, están detalles del uso de la plataforma (tiempo o rendimiento, por ejemplo), transacciones desde la aplicación, marca y modelo del dispositivo o tipo de conexión, entre otros.

Telegram y Signal, explican León, recopilan mucho menos datos.

La primera requiere de sus usuarios el número de teléfono, el nombre y la lista de contactos.

Por su parte Signal se limita a pedir el número de teléfono y añadir el nombre es opcional.

Las dos tienen códigos de programación abiertos, por lo que es posible escudriñar cuáles datos son obtenidos y qué se hace con ellos.


La gran preocupación: los mensajes

Desde que comenzó la expansión de las aplicaciones de mensajería móvil en todo el mundo, la gran pregunta fue y es por la seguridad de los mensajes que son intercambiados.

Las plataformas fueron evolucionando al respecto y desde hace unos años que Signal y WhatsApp establecieron el cifrado de extremo a extremo como función predeterminada para todas las conversaciones de sus usuarios.

Se trata de una especie de candado que solo el emisor y el receptor del mensaje pueden abrir.

En teoría, ni siquiera las aplicaciones en las que se realizó el intercambio pueden acceder a los contenidos de las charlas.

"Ni WhatsApp ni Facebook pueden leer tus mensajes ni escuchar las llamadas que haces con tus amigos, familiares o compañeros en WhatsApp. Todo lo que compartan quedará entre ustedes", aseguró la plataforma en su comunicado del lunes.

Telegram parece tener una desventaja en este aspecto dado que el cifrado de extremo a extremo solo se activa cuando se usa el modo "chat secreto", pero las conversaciones regulares no cuentan con esa función.

Las tres ofrecen también una modalidad cada vez más utilizada conocida como "mensajes temporales" en la que texto, fotografías, ubicaciones o documentos compartidos en una conversación se autodestruyen después de un cierto tiempo.

La diferencia es que en WhatsApp los mensajes desaparecen en los siguientes siete días, mientras que en Signal y Telegram se puede configurar el tiempo para que no quede rastro de las interacciones a los pocos segundos.

Otra diferencia es que la aplicación que es propiedad de Facebook no posee la opción de bloqueo de capturas de pantalla para las conversaciones, mientras que sus competidoras sí la incluyen.

Los usos

Si bien es lógico que la mayoría se limita a usar estas aplicaciones para mantener contacto con sus conocidos, diferentes polémicas se han producido en los últimos años.

Por ejemplo, se descubrió que Telegram era utilizado como medio de difusión de propaganda de Estado Islámico.

El grupo extremista captaba reclutas desde allí y aprovechaba los chats grupales encriptados para mantener comunicaciones y difundir videos de sus acciones.

Y desde el año pasado se conoce que es una de las plataformas que los grupos de derecha estadounidenses utilizan para divulgar sus mensajes, aunque la mayoría de ellas usan otras aplicaciones que permiten interacciones anónimas para convocar a sus actividades o divulgar teorías de conspiración.

WhatsApp también tuvo problemas y en 2019 decidió eliminar cientos de miles de cuentas sospechosas de usar su servicio para difundir pornografía infantil.

La compañía mantiene una política de tolerancia cero a la explotación sexual de menores.

La aplicación, según diferentes análisis, fue señalada de ser, junto a Facebook, uno de los mayores canales de difusión de noticias falsas en tiempos electorales en países como Bolivia, Colombia o Estados Unidos.

Signal, que tiene menos usuarios que las dos anteriores, por ahora no fue señalada de ser usado como un canal para captar reclutas o difundir información mentirosa.

Sin embargo, sí se vio en medio de algunas controversias políticas como cuando se denunció que era la aplicación que el expresidente del gobierno regional de Cataluña Carles Puigdemont usaba para comunicarse con uno de sus aliados durante su intento de declarar la independencia de esa región.

CREDITOS PARA: https://www.bbc.com/


WhatsApp, Signal and Telegram: how they differ and which one offers more privacy



While Signal and Telegram record record numbers of new users, WhatsApp is at the center of criticism for the change in its terms of use and privacy.


The messaging application announced last week that it will share different data of its users with its parent company Facebook, and that it will be able to do the same with its Instagram and Messenger platforms.


Amid the questions, WhatsApp maintains that its new conditions, which must be accepted by those who use it until February 8, were misinterpreted.



"We want to clarify that the update of the policy does not affect in any way the privacy of the messages that users share with their friends and family," the platform said in a statement issued Monday.



He adds that some of the questions raised are "rumors." Despite these arguments, the long debate regarding which instant messaging service is more secure has been rekindled since the change in WhatsApp.


And while they may appear similar to the naked eye, the three apps have some important differences that we discuss here.


The data collected


The first thing to know is that, among the three messaging platforms that are most talked about in recent days, there are different levels of data that are collected.
And it is a central issue because that is the information that WhatsApp can share with Facebook and the other applications that that company has.


"WhatsApp has a lot of metadata, which is the information obtained from any message we send, such as the phone brand, the time of the message, your location and others. With this, you can know a lot about its users," explains Cristian León, responsible of the innovation program of the civil organization Affairs of the South, based in Argentina.


The digital rights expert tells BBC Mundo that this messaging application, which is the most popular in the world, has a closed programming code and therefore has little transparency about what it collects.

On the WhatsApp web page, the data obtained and the information that a person provides when accepting its terms of use are detailed. In addition to the name, phone number and contacts, there are details of the use of the platform (time or performance, for example), transactions from the application, brand and model of the device or type of connection, among others.


Telegram and Signal, León explains, collect much less data.


The first requires from its users the phone number, name and contact list.


For its part, Signal is limited to asking for the phone number and adding the name is optional.


Both have open programming codes, so it is possible to scrutinize what data is obtained and what is done with them

The big concern: the messages


Since the expansion of mobile messaging applications began around the world, the big question was and is about the security of the messages that are exchanged.

The platforms were evolving in this regard and for a few years Signal and WhatsApp established end-to-end encryption as the default function for all the conversations of their users.

It is a kind of padlock that only the sender and receiver of the message can open.

In theory, not even the applications in which the exchange was made can access the contents of the talks.

"Neither WhatsApp nor Facebook can read your messages or listen to the calls you make with your friends, family or colleagues on WhatsApp. Everything you share will remain between you," the platform said in its statement on Monday.

Telegram seems to have a disadvantage in this regard since end-to-end encryption only kicks in when using "secret chat" mode, but regular conversations do not have that feature.

All three also offer an increasingly used modality known as "temporary messages" in which text, photos, locations or documents shared in a conversation self-destruct after a certain time.

The difference is that in WhatsApp the messages disappear in the next seven days, while in Signal and Telegram you can configure the time so that there is no trace of the interactions after a few seconds.

Another difference is that the application that is owned by Facebook does not have the option to block screenshots for conversations, while its competitors do.


The uses


Although it is logical that the majority limit themselves to using these applications to maintain contact with their acquaintances, different controversies have occurred in recent years.

For example, Telegram was found to be used as a means of disseminating Islamic State propaganda.

The extremist group recruited recruits from there and took advantage of encrypted group chats to maintain communications and broadcast videos of their actions.

And since last year it has been known that it is one of the platforms that US right-wing groups use to disseminate their messages, although most of them use other applications that allow anonymous interactions to convene their activities or disseminate conspiracy theories.

WhatsApp also had problems and in 2019 decided to delete hundreds of thousands of accounts suspected of using its service to spread child pornography.

The company maintains a zero tolerance policy for the sexual exploitation of minors.

The application, according to different analyzes, was identified as being, together with Facebook, one of the largest channels for the dissemination of false news in electoral times in countries such as Bolivia, Colombia or the United States.

Signal, which has fewer users than the previous two, has so far not been singled out for being used as a channel to recruit recruits or spread false information.

However, it did find itself in the midst of some political controversies, such as when it was denounced that it was the application that the former president of the regional government of Catalonia Carles Puigdemont used to communicate with one of his allies during his attempt to declare the independence of that region.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario